Academia, sociedad y gobierno urgen hacer valer derechos de migrantes

03/16/2017. Académicos, sociedad civil y autoridades locales coincidieron en la necesidad de proteger los derechos humanos más allá del papel y dar voz a los migrantes frente a las políticas racistas y xenófobas de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Durante el Diálogo sobre Protección y Defensa de los Derechos Humanos de los Migrantes, el jefe de Departamento de Protección y Asuntos Jurídicos del Consulado General de México en San Diego, Víctor Emilio Corzo, dijo que desde el Consulado se lucha para que los mexicanos tengan voz en el extranjero y se vela por sus derechos humanos para que sean válidos no solamente en un papel. “Es necesario auxiliarlos en su regreso a territorio nacional, verificando que los acuerdos entre México y Estados Unidos sean respetados y finalmente, esta recepción de migrantes sea de manera digna”, comentó el funcionario.

En tanto, el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Baja California, Guillermo Peñúñuri López, informó que la entidad cuenta con servidores comunitarios que han atendido a unas 250 personas cada día, de manera independiente al tema de los albergues. “Estos comedores comunitarios están a disposición para atender a nuestros hermanos migrantes que seguramente estarán llegando en cantidades superiores”, finalizó el funcionario.

En tanto, el presidente de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Alberto Hernández, expresó que la idea del Diálogo sobre Protección y Defensa de los Derechos Humanos de los Migrantes, se remonta a escenarios e historias en las cuales el colegio ha estado involucrado desde hace varios años. En particular recordó que en el año 1986 se impulsó la implementación de la Ley Simpson-Rodino, la cual buscaba regularizar la inmigración ilegal y que generaría una deportación masiva de migrantes. “Esta Ley hizo que Tijuana fuera el escenario mundial de esta expectativa, ya que medios de todo el mundo arribaron a la ciudad, así como organismos del gobierno federal para ver desde qué ángulo intervendrían en la atención a los migrantes”, señaló en un comunicado.

Hernández consideró que de los nuevos escenarios referentes a la política migratoria de Estados Unidos, las posibles deportaciones serán de un tamaño considerable, así como sus efectos para México y sus ciudades fronterizas.

Agregó que El Colef, a través de las Encuestas sobre Migración en las Fronteras Norte y Sur de México (EMIF), ha caracterizado los flujos migratorios y ha dimensionado el número de deportaciones de manera cotidiana. Ante la llegada de Donald Trump a la presidencia estadunidense, "este análisis que se realiza a través de las EMIF es sumamente importante, a diferencia de 1986, cuando las deportaciones eran de un tamaño considerable”, sostuvo. A su vez, el coordinador del Grupo de Protección a Migrantes Beta Tijuana, Alejandro Salinas, coincidió en que es fundamental apoyar y orientar a la comunidad migrante sin importar su originalidad o condición migratoria. Notimex

Acerca del Autor

Related Posts