Kalisto, una historia exitosa más del “sueño americano”

México, 21 May (Notimex).- El luchador Kalisto aún no nacía cuando sus padres, prácticamente sin nada y solo con la ilusión de darle lo mejor a él y sus hermanos, se lanzaron en busca del llamado "sueño americano", lo que el gladiador ahora toma como bandera para motivar a la gente.

A pocas semanas de que naciera Kalisto, sus papás decidieron probar suerte en Estados Unidos y, como miles de indocumentados, se lanzaron en busca de cumplir un sueño que sí consiguieron, pues lograron estabilidad, salieron adelante y su hijo es ahora una estrella de la WWE y campeón de Estados Unidos.

“Lo que yo sé es que cuando mis papás cruzaron la frontera fue para que me dieran una oportunidad de ir a la escuela, aprender inglés, querían que tuviera más oportunidades, pero al inicio no teníamos ni para comer”, recordó en entrevista con Notimex.

Reconoció el valor y esfuerzo de sus padres, que solo iban con la ilusión de darle una mejor vida a sus hijos, ejemplo que valora el integrante de “Lucha Dragons”.

“Me dieron la oportunidad para que yo naciera en Estados Unidos, ellos se fueron sin nada, no tenían nada, empezaron desde abajo, su ejemplo de ellos luchando es lo que me ayuda a motivarme, es el que le quiero dar a la gente, es lo que significa mi título, es un símbolo de oportunidad”, destacó.

Ese “sueño americano” no solo lo consiguió él, también sus padres, que aún viven en Chicago, y hermanos, “quería ser luchador y mira, aquí estoy como campeón. Ellos están muy orgullosos de lo que he hecho, terminé la escuela, fui maestro de educación especial, me gusta ayudar a la gente”.

Antes de ser figura de la empresa estadunidense, Kalisto debió picar piedra en distintas empresas, incluidas en México, y en la actual no deja de aprender, contento con su desempeño, pero consciente que le falta para ser el referente mexicano en WWE, así como lo fue Rey Mysterio.

“Me hace falta más para serlo, Rey Mysterio se hizo la figura y me gustaría llegar al nivel de él algún día, siento que tengo más metas que cumplir y faltan más años, este es mi segundo año, falta mucho, pero no dejo de aprender”, consideró.

Kalisto, uno de los luchadores más bajitos de la empresa, está acostumbrado a enfrentar a “monstruos” como Alberto del Río, Ryback, Rusev, y lo hace con valentía, “soy gladiador, soy soldado, estoy aquí para luchar y tener guerras con los grandotes”.

Aunque una lesión del mexicano Sin Cara lo obligó a actuar solo, momento en el que vino su despegue, no se olvida de los “Lucha Dragons” y aseguró que ser campeones de parejas es un sueño que desea cumplir con el amigo que siempre lo apoyó.

“Nuestra meta es ser campeones de parejas, es un sueño, tenemos metas. Cuando se lesionó sí me dolió, me dijo ‘sigue adelante, échale ganas, cuando estemos juntos hay que darle'. Hacemos cosas extremas y podemos hacer buen arte dentro del ring”.

Mientras se alista para exponer este domingo su título en “Extreme rules” ante Rusev, recuerda con agrado los años que vivió en México, en la zona del centro histórico, “extraño los tacos, los pambazos, la familia, el entrenamiento de la lucha libre, siento que si no fuera por México no estaría en WWE”.

Acerca del Autor