Luis Miguel, noche de Romance y miel

Cautivó con su voz y movimientos sensuales a más de seis mil fans reunidos en un concierto ofrecido en Los Ángeles, como parte de su gira 2011

0
2

LOS ÁNGELES, 31 de enero.- A sus 40 años de edad, Luis Miguel es ya un artista legendario sobre los escenarios internacionales. Verlo en uno de sus conciertos recuerda a todos esos mitos que han conseguido la fama y la inmortalidad, pero después de haber fallecido casi siempre de manera temprana y repentina.

Sin embargo, Luismi es una leyenda viviente quien, tras 30 años de trayectoria, se declara listo para conquistar México con los conciertos que comenzarán el próximo 11 de febrero en el Auditorio Nacional, donde ya tiene programadas 16 fechas.

Antes de llegar a suelo azteca, el cantante presentó la noche del sábado su show en el Gibson Amphitheatre, de Los Ángeles, donde por espacio de dos horas interpretó sus mejores éxitos de las últimas tres décadas.

Prácticamente no le faltó ninguno, convirtiendo su presentación en una divertida y memorable experiencia que en vez de Gira 2011 pudo haber sido bautizada como Luis Miguel: grandes éxitos

Fiel a su estilo, Luis Miguel no recurre a la pirotecnia, la escenografía o los juegos de luces, sino a lo mejor de una carrera artística que durante tres décadas lo han convertido en el intérprete más importante de habla hispana. Era

n casi las 21:00 horas cuando se apagaron las luces del lugar y los 12 músicos de la orquesta se colocaron frente a sus instrumentos. Los gritos inundaron de inmediato el recinto y alcanzaron su máximo decibel cuando la silueta del cantante apareció en el escenario.

Los acordes de Te propongo esta noche hicieron brincar al público de sus asientos para cantar, aplaudir y lanzar halagos al cantante, quien de inmediato cautivó a la audiencia con su voz, su ritmo y su característica manera de bailar.

Suave, uno de sus más grandes éxitos, fue el segundo tema de la noche y la muestra irrevocable de que el recital transitaría por las mejores canciones de su trayectoria dejando de lado sus últimas producciones discográficas e incluso todas sus interpretaciones con mariachi.

“Esta es una gran, gran noche para mí. Quiero agradecer su presencia y su cariño durante todos estos años. Gracias a todos, incluyendo los que están en la parte más alta”, pronunció el intérprete emocionado en la que fue prácticamente su única interacción con el público.

“Esta noche vamos a cantar un poquito de todo”, anunció mientras se desabrochaba algunos botones de su impecable traje negro, que más tarde cambiaría por otro saco más cómodo y casual.

Cómo me gustas y Dicen que la distancia es el olvido, regresaron a la gente a sus asientos, desde donde corean los boleros al lado de su pareja, amigos o familiares, en una velada largamente esperada para el público latino de California.

O tú o ninguna, No me puedes dejar así y Palabra de honor, prolongaron el momento más romántico de la noche, que continuó con otros clásicos como Mía y La incondicional.

El cantante lucía radiante y feliz, disfrutando cada momento de la noche de la misma manera que su público. Incluso se divirtió dando instrucciones a su orquesta (de 12 miembros) para que dejen de tocar y se pueda escuchar el coro de las seis mil personas reunidas en el lugar, que se desgarraban la garganta cantando junto a su ídolo.

De repente, las luces azules se apagaron y Frank Sinatra apareció en la pantalla gigante de leds dispuesta en el centro del escenario, donde también apareció El Sol para cantar a dueto la inolvidable Fly With Me.

Luego, dio cuenta de una personalísima versión del tango Volver, a la que siguieron Un hombre busca una mujer, Cuestión de piel y Oro de ley.

Para ese momento de la noche, luego de una hora de concierto, el cantante tenía prácticamente enloquecida a la audiencia, quien no dejó de cantar, gritar e incluso de regalarle flores, cartas y osos de peluche que él, amablemente recogía con su propia mano y entregaba a uno de los dos guardias de seguridad que lo cuidaban en los extremos del entarimado.

Incluso se dio el tiempo para tomar un ramo de rosas blancas y regalar cada una de ellas a las mujeres de la primera fila, quienes pagaron un boleto de 350 dólares por tener a El Sol más cerca que nadie.

La noche continuó con La incondicional y Te necesito, tras lo cual se despojó del saco para ejecutar un popurrí retro que incluyó Decídete, Con lo bien que te ves, Los muchachos de hoy y Si no supiste amar.

Uno de los mejores momentos de la velada, se extiendió gracias a La chica del bikini azul, Te propongo esta noche, Cómo es posible que a mi lado y Cuando calienta el sol.

Fue hora de despedirse y Luis Miguel lo hizo como los grandes, en el mejor momento del recital y con otra de sus grandes canciones, Será que no me amas, tras lo que agradeció a los asistentes y dio por terminado su recorrido por las canciones que lo han convertido en la leyenda viviente que es.

“Esta es una gran, gran noche para mí. Quiero agradecer su presencia y su cariño durante todos estos años.” Luis Miguel, cantante

Gira 2011

LOS ÁNGELES: Jueves 3 y viernes 4 de febrero, en el Gibson Amphitheatre.

AUDITORIO NACIONAL:

FEBRERO: 12 conciertos.

Inicia viernes 11.

Más fechas: 12, 13, 14, 17, 18, 19, 20, 24, 25, 26 y 27.

MARZO: 4 presentaciones.

Jueves 3, viernes 4, sábado 5 y domingo 6.

GUADALAJARA: Auditorio Telmex.

Jueves 17 de marzo, viernes 18,sábado 19 y domingo 20 demarzo.

MONTERREY: Auditorio Banamex.

Jueves 24, viernes 25, sábado 26 y domingo 27 de marzo.

¡Prepárate!

El cantante interpretó 25 temas durante su concierto:

Te propongo esta noche.

Suave.

Cómo me gustas.

Dicen que la distancia es el olvido.

O tú o ninguna.

No me puedes dejar así.

Palabra de honor.

Mía.

La incondicional.

Fly With Me, con Fran k Sinatra.

Volver.

Un hombre busca una mujer.

Cuestión de piel .

Oro de ley.

La incondicional.

Te necesito.

Decídete.

Con lo bien que te ves.

Los muchachos de hoy.

Si no supiste amar.

La chica del bikini azul.

Te propongo esta noche.

Cómo es posible que a mi lado.

Cuando calienta el sol.

Será que no me amas.