Mujer se casó con el asesino de su hermana gemela

Edith Casas contrajo matrimonio con Víctor Cingolani, condenado a 13 años de prisión en Argentina.

0
62

Su relación siempre estuvo acompañada por los frenos que intentó poner la familia de ella, que luego la Justicia desestimó. Lo cierto es que este jueves, en coincidencia con la celebración del día de San Valentín, Edith Casas se casó con Víctor Cingolani, el hombre que está acusado en Argentina de asesinar a su hermana gemela Johana.
Cuando Cingolani ingresó al Registro Civil, un grupo de personas que estaba en la puerta comenzó a gritarlo “asesino” y le arrojaron piedras y huevos. La policía intervino y puso fin a los incidentes generados.
‘Quiero una familia’
Minutos antes de casarse, Cingolani insistió en el amor que tiene hacia Edith y justificó la boda a pesar de las polémicas que genera. “Quiero formar una familia con la mujer que amo”, dijo, en diálogo con un medio local.
“No siento que mi casamiento irrite. Yo con Edith tengo una relación desde 2007. Por eso no sé cuál es el sentido de esperar si llevamos tanto tiempo juntos”, explicó.
Además, dijo que no habrá fiesta porque “no da festejar en la cárcel”.
Este jueves, Cingolani se refirió a su casamiento y habló sobre la polémica y las repercusiones que trajo su relación con la joven: “Me hubiese gustado que mi boda fuera en paz”.

El hombre, condenado a 13 años de prisión por el crimen de Johana, indicó al medio Cosecha Roja que “no quiere quilombo” y que “entiende la situación que vive su familia”. De todas formas, aclaró, que quiere que “entiendan lo que hace” porque adujo hacerlo “por amor”.
Esta mañana volvió a hablar con la prensa Marcelina Orellana, la madre de Edith, quien reiteró una vez más que teme por su hija: “Tengo miedo por Edith. Él es un asesino, no es normal”. Y añadió en declaraciones a TN que “la familia de él jamás la deja sola”.
El misterioso crimen de la gemela
La polémica generada tiene su fundamento: la muerte de Johana Casas, hermana gemela de Edith. La joven fue asesinada de dos balazos y su cuerpo fue abandonado en un descampado de Pico Truncado ( Deseado, Argentina). Cingolani había sido su pareja. Pero, al momento del crimen, la joven salía con Marcos Díaz.
Por el homicidio, la policía detuvo tanto a Cingolani como a Díaz. Tras el asesinato, hubo algunas movilizaciones para reclamar el esclarecimiento, de las que participaba Edith con una remera con el rostro de su hermana. Al mismo tiempo, no obstante, visitaba a Cingolani en la cárcel y mantenía encuentros íntimos. Hasta que decidieron casarse.
Los motivos del brutal asesinato aún siguen rodeados de misterio. “A la Justicia le beneficiaba tenerme preso a mí. Hay que tener un preso. Como no había pruebas para nadie, y yo era el ex, me agarraron a mí”, asegura Cingolani, para insistir en su inocencia. “Yo no lo conozco a Marcos Díaz. Ni siquiera sabía de que era el novio de Johana”, dice.