Niegan pagos ocultos a príncipe saudita por acuerdo Londres-Riad

0
9

Londres, 7 Jun (Notimex).- La firma británica BAE, la más grande de este país en transacción armamentista, rechazó hoy haber hecho pagos ocultos millonarios a un príncipe saudita, por el mayor tratado de armas hasta ahora logrado en Reino Unido, como lo informó la prensa. La BAE, de acuerdo con investigaciones de la British Broadcasting Corporation (BBC) y del diario The Guardian, ha hecho en los últimos 10 años pagos secretos a cuentas bancarias del Príncipe Bandar bin Sultán, hasta por dos mil millones de dólares. Los pagos estarían vinculados al acuerdo armamentista Al-Yamamah de 86 mil millones de dólares, -que existe entre Reino Unido y Arabia Saudita-, y eran hechos con autorización de funcionarios del Ministerio de Defensa del gobierno del primer ministro, Anthony Blair. “Negamos estas acusaciones de malversación en relación con este importante y estratégico programa y nos apegamos a los deberes de confidencialidad que se nos han impuesto por el acuerdo”, afirmó este jueves la BAE en declaraciones a la prensa. En su defensa, la BAE, a través de un vocero, recordó que la investigación que sobre el acuerdo Al-Yamamah realizó la Oficina de Fraudes Graves de Reino Unido (SFO, por sus siglas en inglés), culminó al no haber encontrado elementos ilícitos en el mismo. The Guardian, citando a fuentes legales del SFO, aseguró que la dependencia había descubierto detalles sobre pagos “secretos” vinculados con el acuerdo de armas, pero que la pesquisa fue detenida en diciembre de 2006 por el fiscal general, Peter Goldsmith. “Tenemos pocas dudas sobre las razones por las que el fiscal general consideró que el caso no procedía, ya que actuamos de acuerdo con los contratos revelantes y con la aprobación del gobierno de Arabia Saudita y la Defensa británica”, dijo John Neilson, vocero de la BAE. “Tras exhaustivas investigaciones, se concluyó que por y para los intereses de la seguridad nacional, no había y no hay necesidad de responder (a las acusaciones de fraude)”, insistió el portavoz de la BAE citado en reportes del sitio web de The Guardian. Al ordenar el cese de la investigación sobre los pagos ocultos, que son considerados ilegales en este país desde 2001, Goldsmith argumentó que la pesquisa suponía un daño potencial a Reino Unido y a sus intereses. Ante el escándalo generado por el caso en este país, Blair, en declaraciones a la prensa desde Alemania, donde participa este jueves en la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8), asumió la “total responsabilidad” por la interrupción de la investigación. “Esta investigación, si hubiera continuado, habría implicado cargos muy serios, investigaciones a la familia real saudita”, dijo Blair al estimar que la pesquisa, no habrían conducido a nada, “sino a la total destrucción de relaciones vitales para nuestro país”. El príncipe, quien fuera embajador de su país para Estados Unidos por 20 años, no ha comentado sobre las acusaciones, y el Ministerio de Defensa ha declinado manifestarse al respecto argumentando aspectos de confidencialidad sobre el acuerdo bilateral. “El Ministerio de Defensa no puede responder ya que eso implicaría revelar información confidencial sobre Al-Yamamah, y eso causaría los daños que se intentaron prevenir cuando se suspendió la investigación sobre el mismo”, explicó un vocero de la Defensa. Por Al-Yamamah (Paloma), -firmado en 1985 entre el príncipe Sultán y el entonces ministro británico de Defensa, Michael Heseltine-, Arabia Saudita acordó adquisiciones militares por más unos 86 mil millones de dólares en equipo militar, incluidos unos 30 aviones Hawk.