Piden castigos ejemplares a quienes roban en torres de alta tensión.

0
1

La Habana, 19 Feb (Notimex).- El diario oficial Granma pidió hoy

aplicar sanciones ejemplares a los ladrones de piezas de las torres

eléctricas de alta tensión, un delito incrementado en medio de la

“Revolución energética” que impulsa el gobierno de la isla caribeña.

Con el título “Canibaleo en las torres”, el órgano del Partido

Comunista llamó a frenar el robo de angulares, conductores y cables

en las torres del sistema de 220 mil voltios (con más de seis mil

torres metálicas) y de 110 mil (con más de dos mil estructuras).

Según el periódico, medidas técnicas, administrativas y legales

aplicadas hasta el momento no han frenado el bandidaje de individuos

que “causan notables estragos a la economía nacional y arriesgan sus

vidas, sin pensar tal vez ni en las letales consecuencias”.

Consideró difícil medir con exactitud los daños materiales,

económicos y financieros provocados por la sustracción ilícita de

angulares y conductores eléctricos, que afecta a otras actividades

productivas y de servicios en el país, así como a las familias.

El vocero oficial explicó que existen dificultades para la

vigilancia constante de las torres “sobre todo porque la mayoría de

las instalaciones se halla en zonas intrincadas, distantes muchas

veces de los asentamientos poblacionales”.

De acuerdo con la Unión Eléctrica (UNE), los primeros robos

fueron detectados en la provincia occidental de Pinar del Río en

1999. La entidad señaló que en 2004, un total de mil 648 angulares

desaparecieron en la red de 220 mil voltios y 545 en la de 110 mil.

Pese a la vigilancia incrementada, a soluciones técnicas y

sanciones penales, durante 2006 el conjunto de las sustracciones no

decreció: 267 y mil 827, siguiendo el mismo orden, apuntó Granma.

Explicó que las torres están reforzadas mediante cientos de

elementos de acero galvanizado para soportar el embate de ciclones y

huracanes.

Sin embargo, al debilitarse por el robo de angulares pueden caer

derribadas hasta por eventos climatológicos de moderada intensidad.

Aunque la UNE no dispone de reporte preciso sobre cuántas torres

“canibaleadas” han sucumbido en medio de los fuertes temporales,

operarios y jefes de cuadrilla aseguran que parte de las dañadas

severamente fueron “víctimas” del saqueo de angulares, agregó.

Tras citar ejemplos de prolongados “apagones” por averías,

Granma informó que en un juicio en la ciudad de Matanzas, cuya fecha

omitió precisar, se aplicaron sanciones de prisión de ocho y seis

años a dos de los autores procesados por el delito de “Estragos”.

Otro de los implicados recibió pena de cuatro años de trabajo

correccional con internamiento, y al comprador de los angulares se le

impuso un año de limitación de libertad y multa de seis mis pesos

(240 dólares) por el delito de “receptación”.

Granma dijo que con la tipificación de tales actos como

“Estragos”, uno de los delitos contra la seguridad colectiva

contemplado en el Código Penal, ha sido posible aumentar las

condenas, en concordancia con la gravedad de los daños provocados.

Sin embargo, lamentó, “todavía hoy el número de malhechores

procesados legalmente resulta ínfimo, pues muchas veces los robos se

detectan tiempo después de haberse cometido”.

En el caso de los cables resultan excepcionales los robos en las

líneas eléctricas, aunque hay sucesos de ese tipo y se reportan

accidentes fatales por los intentos de pillaje en tendidos

energizados, apuntó el diario.

“Entre los destinos dados por los delincuentes a su botín está

la venta como materia prima del aluminio y el cobre contenidos en los

cables”, explicó el rotativo.