Presentará Kirchner reclamo

0
4

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer que Argentina denunciará ante la ONU una “nueva militarización” del Atlántico sur por parte de Londres, tras la decisión británica de enviar un moderno destructor a las Islas Malvinas, cuya soberanía disputan ambos países.
“Vamos a presentar una protesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU por esta nueva militarización del Atlántico sur, que implica un grave riesgo para la seguridad internacional”, dijo Fernández en un acto en la Casa Rosada a menos de dos meses de cumplirse el 30 aniversario de la guerra entre Argentina y Gran Bretaña por la posesión de las Malvinas.
“No podemos interpretar de ninguna otra manera el envío de un moderno e inmenso destructor, acompañando al heredero real (el Príncipe Guillermo), a quien nos hubiera gustado verlo con ropa de civil”, expresó la Mandataria ante partidarios, miembros de la Oposición, empresarios, sindicalistas y veteranos de la guerra.
El príncipe Guillermo llegó la semana pasada a las Malvinas, en donde permanecerá hasta marzo próximo para realizar ejercicios militares. Éso y el anuncio de Londres de que en los próximos días enviará a la zona uno de sus buques de guerra más avanzados, el HMS Dauntless, por “rutina”, es considerado por Buenos Aires como una provocación.
“Malvinas ha dejado de ser una causa de los argentinos, para transformarse en una causa latinoamericana y global”, dijo la Presidenta, quien habló delante de un mapa del archipiélago austral pintado con los colores de la bandera argentina.
Varios países latinoamericanos han expresado su apoyo a Argentina por el reclamo de soberanía de las Islas, las cuales están bajo control de Gran Bretaña desde 1833.
“Quiero pedirle al Primer Ministro británico, (David Cameron), que le dé una oportunidad a la paz, no a la guerra”, señaló Fernández, quien reafirmó la postura de su Gobierno de resolver por la vía diplomática el diferendo de soberanía.
Previamente, la Mandataria firmó un decreto que desclasifica el “informe Rattenbach”, el cual analizó las responsabilidades políticas y militares de la guerra de 1982 y que, dijo, se hará público en un mes. La dictadura militar argentina había estipulado difundir el texto 50 años después del conflicto.
Asimismo, anunció la construcción de un hospital en la ciudad de Rosario que atenderá psicológicamente a los ex combatientes y recordó que 439 veteranos se suicidaron tras la guerra.
Ante un auditorio repleto, jóvenes militantes kirchneristas entonaban “Malvinas, Malvinas, la lucha no termina” y el canto futbolero “el que no salta es un inglés”.
La guerra de 74 días por la posesión de las islas, que se inició el 2 de abril de 1982, dejó 255 británicos y 649 argentinos muertos y terminó con la rendición de las tropas de la nación sudamericana, entonces gobernada por una dictadura militar (1976-1983).

ASÍ LO DIJO
“No podemos interpretar de ninguna otra manera el envío (a las Malvinas) de un moderno e inmenso destructor, acompañando al heredero real (el Príncipe Guillermo), a quien nos hubiera gustado verlo con ropa de civil”.
Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de Argentina

Oliver Tapia Curiel
Agencia Reforma