Recomiendan médicos bailar a enfermos del corazón .

0
11

Barcelona, 3 Sep (Notimex).- El cardiólogo mexicano, Hermes

Ilarraza Lomelí, destacó hoy aquí los efectos beneficiosos del baile

para mejorar la capacidad física de los pacientes del corazón incluso

por encima de actividades físicas como el aerobic.

En el marco del Congreso Mundial de Cardiología, que se celebra

en Barcelona (España) hasta el miércoles próximo, Ilarraza Lomelí

dictó una conferencia en la que aludió al “componente social y

divertido” de la danza como “terapia”.

Es de sobra conocido que la actividad física es un hábito

saludable que incrementa la calidad de vida de los enfermos

cardiovasculares, indicó el investigador del Instituto Nacional de

Cardiología “Ignacio Chávez” de Ciudad de México.

Pero recientemente, apuntó, se ha demostrado que ejercicios como

la bicicleta estática o el aeróbic no mejoran en la misma medida la

capacidad física de los pacientes del corazón como lo pueda hacer el

baile.

Los beneficios de la actividad física en enfermos del corazón

están establecidos y su importancia es conocida, pero en este tipo

de pacientes la imposición de tablas de ejercicio en el gimansio

suele ser poco eficaz, por su monotonía, explicó.

Ante ese contexto, un estudio realizado por un grupo de

investigadores del Instituto de Cardiología “Ignacio Chávez” se

propuso abordar las diferencias entre la práctica de ejercicio

convencional y el baile.

Titulado “Dancing for Cardiac Exercise Study” (DanCE), el

estudio se desarrolló entre 39 pacientes con problemas de corazón, a

quienes se dividió en dos grupos, uno de los cuales se entrenó con

una profesora de baile profesional.

Mientras los 19 pacientes de este grupo se ejercitaban con

rutinas de baile moderno, el resto siguió praticando programas

convencionales de bicicleta estática, relató Ilarraza Lomelí.

Entre los diferentes estilos musicales se eligieron

especialmente canciones de “salsa”, rock & roll y “blues”, siempre en

función de la máxima tolerancia al ejercicio de los pacientes.

Lsa rutinas para los dos grupos de pacientes (baile y ciclismo)

consistían en programas diarios de 30 minutos, cinco días a la semana

durante un período de cuatro de semanas.

Para medir los resultados se sometió a los pacientes a contínuos

controles de presión sanguínea y se les asesoró en el seguimiento de

los principales factores de riesgo asociados a su grupo de edad,

mediante sesiones de relajación terapeútica, material informativo y

consejos nutricionales.

Los resultados demuestran que el baile es igual de eficaz que la

bicicleta estática para los enfermos del corazón, con la diferencia

de que puede ser más entretenido, destacó el cardiólogo mexicano.

Teniendo en cuenta que la proporción entre la práctica de

ejercicio físico y la probabilidad de sufrir cualquier enfermedad del

corazoón es inversamente proporcional, la principal conclusión de

este estudio sería “mueve el esqueleto”, concluyó.

Desde este sábado y hasta el próximo miércoles, más de 30 mil

asistentes, entre cardiólogos, especialistas, médicos, representantes

de la industria farmaceútica y periodistas, debatirán sobre la

materia en Barcelona, noreste de España.

Organizado por la Federación Mundial del Corazón y la Sociedad

Europea de Cardiología, el Congreso se centra este año en la

prevencion de las dolencias cardiovasculares y en el envejecimiento

de la poblacion.

NTX/TP/AES/