Washington mantiene la calma pese a amenazas terroristas

0
70
51123163. Washington, 23 Nov. 2015 (Notimex-Rubén Barrera).- El paisaje urbano de esta capital parece ser el mismo después de los ataques terroristas del pasado 13 de noviembre en París, pese a la amenaza del Estado Islámico (EI) de perpetrar actos similares en esta ciudad y Nueva York. NOTIMEX/FOTO/RUBÉN BARRERA/COR/HUM/

Washington, 23 Nov (Notimex).- El paisaje urbano de esta capital parece ser el mismo después de los ataques terroristas del pasado 13 de noviembre en París, pese a la amenaza del Estado Islámico (EI) de perpetrar actos similares en esta ciudad y Nueva York.

Tras los atentados, autoridades federales y locales movilizaron recursos policiales adicionales y de inteligencia en aras de prevenir la materialización de las amenazas en medio de una creciente atmósfera pública de ansiedad y temor.

De acuerdo con una encuesta del periódico The Washington Post y la televisora ABC dada a conocer este domingo, 83 por ciento por ciento de los estadounidenses consideran posible que ataques como los de la capital francesa ocurran en el futuro en su territorio.

Empero estos temores no parecían reflejados de manera visible hasta ahora en las medidas de seguridad adoptadas en la capital estadounidense después del 13 de noviembre.

La Autoridad Metropolitana de Tránsito de Washington (WATA por sus siglas en inglés) que tiene a su cargo la operación del sistema de transporte público Metro anunció el pasado lunes un aumento en la vigilancia en las terminales y las seis líneas que componen esta red.

En un comunicado WATA anunció a los usuarios del sistema que esperaran ver un incremento en la presencia de los agentes que componen su fuerza policial.

“Los patrullajes adicionales que se iniciaron la tarde del viernes (día de los ataques en París) continuarán por un período indefinido de tiempo” indicó la dependencia en un comunicado.

Empero, este lunes la discreta o casi nula presencia policiaca en varias de las principales estaciones del metro así como en el interior de los vagones no parecía reflejar este redoblamiento en la seguridad.

El escenario era casi similar en los terrenos alrededor de la Casa Blanca, donde la presencia policiaca era casi igual a la que se percibe la mayoría de los días.

La explanada de la calle Pensilvania y los terrenos del parque Lafayette, frente a la residencia presidencial, no mostraba una presencia inusual de agentes del Servicio Secreto o del Servicio de Parques, las dos agencias que patrullan la zona.

Se anticipa empero que la situación cambiará por unas horas este martes cuando el presidente Barack Obama reciba a su colega francés Francois Hollande, algo usual cada vez que un importante dignatario es recibido en la Casa Blanca.

La presencia policiaca en la Casa Blanca y otros puntos que son parte del itinerario tradicional del turismo en la capital, los terrenos del Capitolio o los museos del Instituto Smithsoniano, parecía reflejar la valoración que priva en el gobierno sobre estas amenazas.

Jeh Johnson, secretario de Seguridad Interna (DHS), reiteró el domingo que hasta ahora no existen amenazas creíbles sobre un posible ataque en suelo estadounidense, similar al registrado en París.

“No tenemos inteligencia creíble específica sobre una amenaza del tipo de París dirigida a nuestra patria”, dijo Johnson en Nueva York, poco después que las autoridades realizaran un simulacro de una situación que un pistolero activó en una estación del metro.

Johnson explicó que funcionarios estadounidenses están en contacto constante con las autoridades y corporaciones de seguridad e inteligencia de Europa y otros lugares para prevenir posibles actos de terrorismo en ambos lados del Atlántico.

En Nueva York las autoridades anunciaron que reforzaran las medidas de seguridad y vigilancia el día del desfile del Día de Acción de Gracias, uno de los eventos mas esperados, y que este año se espera será presenciado hasta por 3 millones de personas.